Alfonso Alfonso Reyes y sus corresponsales italianos (1918-1959).

Compilación, presentación y notas Gabriel Rosenzweig.

El Colegio de México. 2013.

 

 

A lo largo de su vida Alfonso Reyes tejió una densa red de contactos con escritores, poetas, periodistas, críticos literarios, filósofos, filólogos, editores y traductores que fue más allá de los ámbitos lingüísticos del español, el francés y el portugués. Ahora bien, mientras que las relaciones de Reyes con intelectuales de lengua española, francesa y portuguesa han sido estudiadas desde hace tiempo y están ampliamente documentadas, sus vínculos con personalidades de otros ámbitos lingüísticos apenas han comenzado a recibir atención.

Este volumen recoge la correspondencia de Alfonso Reyes con seis intelectuales italianos: Guido Mazzoni, Achille Pellizzari, Mario Puccini, Dario Puccini, Elena Croce y Alda Croce. Ello con el propósito, por una parte, de contribuir a que conozca mejor la vocación universal de Reyes; por la otra, de difundir un capítulo fascinante de las relaciones culturales entre México e Italia del que nadie se ha ocupado hasta la fecha.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un cierto encanto goethiano. Correspondencia alemana de Alfonso Reyes (1914-1959).

Edición, notas, traducción y estudio, Sergio Ugalde Quintana.

El Colegio de México, Juan Pablos Editor, Cátedra Humboldt, 2013.

 

Los 17 epistolarios que aquí se publican son la prueba fehaciente de la constante relación que Alfonso Reyes mantuvo a lo largo de su vida con la comunidad intelectual alemana (traductores, filólogos, artistas, profesores universitarios). Muchas son las lecturas que se pueden dar a las misivas que componen este tomo. Sin embargo, una destaca por su centralidad: en la correspondencia alemana del autor de Visión de Anáhuac  se puede seguir a trechos, con sus tensiones, sus problemas y sus conflictos, la historia de la normalización de los estudios y de la recepción de la literatura hispanoamericana en el mundo cultural alemán.

 

 

 

 

 

 

 

Un sueño de Bernardo Reyes.

Ignacio Solares

Alfaguara, 2014.

“Cuánto tuvo que odiar a Madero y su debilidad para actuar contra sí mismo en forma tan absurda. Y si algún mérito le queda es que llevó esa pesadilla a sus últimas consecuencias la noche del 9 de febrero de 1913”.

¿Qué hubiera sucedido si el general Bernardo Reyes, hombre de reconocido prestigio y manifiestas cualidades para gobernar, compite con Porfirio Díaz por la presidencia y la gana? Es de suponerse que no hubiera habido ni Revolución ni guerra civil. Pero Reyes era honesto, disciplinado y, sobre todo, probablemente el único incondicional de Díaz a quien nunca hubiera desobedecido y menos traicionado.

En su momento se rebeló contra Madero quien lo mandó a prisión, desde donde siguió confabulando y donde empezó a tener sueños en los que campeaba una visión trágica de su país, al que, pensaba, le correspondía  tratar de salvar. Y así, acosado por el sabor de las pesadillas pero seguro de que había nacido para ese destino inevitable, cabalgó a la cabeza de un pequeño contiene en una carga desesperada contra Palacio Nacional.

Poco antes había dicho, sin lograr evitar las lágrimas: "Vamos, la patria nos llama".

 

 

Genio y figura de Alfonso Reyes.

Alicia Reyes. Quinta edición, 2013.  Universidad Autónoma de Nuevo León, Educación y Cultura. Asesoría y promoción, S. C., Fundación Dr. Ildefonso Vázquez Santos.

 

Alicia Reyes investigadora minuciosa de la obra Alfonsina, aborda desde una biografía poética la vida y la obra de su abuelo -el regiomontano universal-.

 

 

 

 

 

El niño en el voladero.

Alfonso Reyes.

Ilustraciones: Claudia de Teresa

Edición: Alfonso D'Aquino.

Secretaría de Cultura del Estado de Morelos. 2014.

 

Este libro reúne los poemas que Alfonso Reyes escribiera en su infancia. Una infancia de finales del siglo XIX en la que junto a las aventuras  que en el mundo rural le ofrecía, él fue desarrollando una manera propia de ver  las cosas. Entre huertos, campos, minas y voladeros, el niño poeta se pasea, cabalga y va de cacería seguido siempre por "ese sol con sueño / despeinado y dulce, / claro y amarillo, / que sigue a los niños".

Es estos poemas descubrirás cómo vivió sus primeros años uno de nuestros más ilustres escritores y por qué para él la poesía fue siempre cosa de niños al igual que la infancia es un poema que se lee y se vuelve a leer y cada vez nos enseña algo de desconocíamos. Con El niño en el voladero tines libro para rato, léerlo y reléelo. Como dice su autor: "Es tesoro -y no se acaba..."