Alfonso Reyes

Exposición

Actividades

Miércoles 9 y Jueves 24 de Abril del 2014

 

 
Jueves 10 de abril 2014

 

 
Martes 22 de abril del 2014

 

 
Viernes 25 de abril del 2014

 

 
Correspondencia alemana de Alfonso Reyes Imprimir Correo electrónico

Un cierto encanto goethiano. Correspondencia alemana de Alfonso Reyes (1914-1959).

Edición, notas, traducción y estudio, Sergio Ugalde Quintana.

El Colegio de México, Juan Pablo Editor, Cátedra Humboldt, 2013.

 

Los 17 epistolarios que aquí se publican son la prueba fehaciente de la constante relación que Alfonso Reyes mantuvo a lo largo de su vida con la comunidad intelectual alemana (traductores, filólogos, artistas, profesores universitarios). Muchas son las lecturas que se pueden dar a las misivas que componen este tomo. Sin embargo, una destaca por su centralidad: en la correspondencia alemana del autor de Visión de Anáhuac  se puede seguir a trechos, con sus tensiones, sus problemas y sus conflictos, la historia de la normalización de los estudios y de la recepción de la literatura hispanoamericana en el mundo cultural alemán.

Ultima actualización ( Lunes 17 de Febrero de 2014 14:29 )
 
Un sueño de Bernardo Reyes

Un sueño de Bernardo Reyes.

Ignacio Solares

Alfaguara, 2014.

El general Bernardo Reyes fue un notable militar y político mexicano que combatió en la Segunda Intervención Francesa. Fue gobernador de Nuevo León por más de 20 años, hombre cercano a Porfirio Díaz y combatiente contra Francisco I. Madero, quien pudiendo hacerlo fusilar se contentó con encarcelarlo. Tras de ser liberado participó en un enfrentamiento contra las fuerzas leales al presidente Madero, en vísperas de la Decena Trágica, terminando muerto a consecuencia de una ráfaga de balas frente a la Puerta Mariana de Palacio Nacional. ¿Qué sueños, alucinaciones, pesadillas y quizá locuras movieron a este hombre de hierro para entregarse a una causa en la que creía profundamente? ¿Cuáles fueron sus intenciones al saberse partícipe de una causa que muchos juzgarían traición? La magistral pluma de Ignacio Solares nos acerca al personaje con rigor histórico y al mismo tiempo con gran capacidad literaria. Como se establece en la novela sobre este personaje: “Cuánto tuvo que odiar a Madero y su debilidad para actuar contra sí mismo en forma tan absurda. Y si algún mérito le queda es que llevó esa pesadilla a sus últimas consecuencias la noche del 9 de febrero de 1913”. Ese odio lo llevó a la prisión, desde donde siguió confabulando y donde empezó a tener sueños en los que campeaba una visión trágica de su país, al que, pensaba, le correspondía tratar de salvar. Y así, acosado por el sabor de las pesadillas pero seguro de que había nacido para ese destino inevitable, cabalgó a la cabeza de un pequeño contingente en una carga desesperada contra Palacio Nacional. Poco antes había dicho, sin lograr evitar las lágrimas: “Vamos, la patria nos llama".

El general Bernardo Reyes fue un notable militar y político mexicano que combatió en la Segunda Intervención Francesa. Fue gobernador de Nuevo León por más de 20 años, hombre cercano a Porfirio Díaz y combatiente contra Francisco I. Madero, quien pudiendo hacerlo fusilar se contentó con encarcelarlo. Tras de ser liberado participó en un enfrentamiento contra las fuerzas leales al presidente Madero, en vísperas de la Decena Trágica, terminando muerto a consecuencia de una ráfaga de balas frente a la Puerta Mariana de Palacop Nacional. ¿Qué sueños, alucinaciones, pesadillas y quizá locuras movieron a este hombre de hierro para entregarse a una causa en la que creía profundamente? ¿Cuáles fueron sus intenciones al saberse partícipe de una causa que muchos juzgarían traición? La magistral pluma de Igancio Solares nos acerca al personaje con rigor histórico y al mismo tiempo con gran capacidad literaria. Como se establece en la novela sobre este personaje: “Cuánto tuvo que odiar a Madero y su debilidad para actuar contra sí mismo en forma tan absurda. Y si algún mérito le queda es que llevó esa pesadilla a sus últimas consecuencias la noche del 9 de febrero de 1913”. Ese odio lo llevó a la prisión, desde donde siguió confabulando y donde empezó a tener sueños en los que campeaba una visión trágica de su país, al que, pensaba, le correspondía tratar de salvar. Y así, acosado por el sabor de las pesadillas pero seguro de que había nacido para ese destino inevitable, cabalgó a la cabeza de un pequeño contingente en una carga desesperada contra Palacio Nacional. Poco antes había dicho, sin lograr evitar las lágrimas: “Vamos, la patria nos llama”.
 
Genio y Figura

Genio Y Figura de Alfonso Reyes. Alicia Reyes. Quinta edición, 2013.  Universidad Autónoma de Nuevo León, Educación y Cultura. Asesoría y promoción, S. C., Fundación Dr. Ildefonso Vázquez Santos.

 

Alicia Reyes investigadora minuciosa de la obra Alfonsina, aborda desde una biografía poética la vida y la obra de su abuelo -el regiomontano universal-.



 

 

 

 




 
La Cena

La Cena. Alfonso Reyes

Prólogo de Adolfo Castañón.

Ilustrado por Santiago Caruso.

Primera edición. La Caja de Cerillos Ediciones, 2013.

En la obra de Alfonso Reyes los temas del doble y el motivo del sueño organizan un subconjunto textual vivo que es como el reverso -palabra muy cara a   Reyes- de la tapicería de la creación. "La cena" es su primer cuento; el punto inicial de El plano oblicuo que dispara la obra de Reyes como un pozo sin fondo, el ojo de una cerradura maestra capaz de abrir de par en par las puertas sin fin de las moradas interiores del delirio y el sueño, que se manifiestan en el relato como una emanación de la pegadiza energía de los personajes, que oscila en su metamorfosis de lo humano a lo vegetal y a lo animal...

 
Oración del 9 de Febrero

Oración del 9 de febrero

Alfonso Reyes

Segunda edición 2013, Ediciones Era, S. A. de C. V.

 

La Oración del 9 de febrero, de Alfonso Reyes, es una de la piezas más perfectas y conmovedoras en la historia de la prosa hispanoamericana. Testimonio de amor filial y de distancia irreparable, Alfonso Reyes la comenzó a escribir, en Buenos Aires, diecisiete años después de la muerte de su padre, el general Bernardo Reyes,  quien se  expuso, heroico y suicida, a morir ametrallado a las puertas de Palacio Nacional, durante la Decena Trágica. No juzga Reyes, en su padre, al militar levantisco que no se avino, primero, a la decisión del dictador Porfirio Díaz de apartarlo de su sucesión ni, después, a la lealtad debida al gobierno democrático del presidente Madero.  Temprano por la mañana del 9 de febrero de 1913, el general Bernardo Reyes, frustrado  aspirante a hombre fuerte de México, fue liberado de la prisión de Santiago Tlatelolco para que se pusiera al frente de aquella asonada que volvió ineluctable, radical y sangrientísima a la Revolución Mexicana. La muerte del antiguo gobernador de Nuevo León puso fin, ese día aciago, al Antiguo Régimen......

Chistopher Domínguez Michel

 
Alfonso Reyes: Caballero de la voz errante

adolfo castaonAlfonso Reyes: Caballero de la voz errante. Edición ampliada, corregida y revisada, Adolfo Castañon.  Academia  Mexicana de la Lengua,  Juan Pablo Editor, Universidad Autónoma de Nuevo León, Quinta edición. México, 2012.

 

Alfonso Reyes (1889-1959) es autor de una obra monumental en su extensión, compleja en sus derivaciones y dueña de un ascendiente que ha ido creciendo en el espacio y con el tiempo.

La edición, revisada y aumentada de Alfonso Reyes, caballero de la voz errante, ´preparada con esmero  y puntualidad por Adolfo Castañón, centra su atención en aspectos fundamentales de la obra de Reyes, su ninez, la muerte de Bernardo Reyes, su  poesía, su narrativa, sus lecturas y su correspondencia, la arquitectura de sus obras completas, a la vez que puntualiza la bibliografía de y en torno a este Erasmo mexicano.

Los trazos ágiles y documentados de Castañón son una invitación a adentrarse en la inmensa casa de Reyes de mano de la inteligencia y la verdad.

 

 
DIARIO

diario de alfonso reyes2013Alfonso Reyes. Diario. Tomo I (1911-1927). Tomo II (1927-1927). Tomo III (1930-1936).  Tomo  IV (19361939).  Academia Mexicana  de la Lengua,  El Colegio de México, El Colegio  Nacional,  Fondo  de   Cultura   Económica,  Instituto Nacional de Bellas Artes,  Capilla Alfonsina,  Universidad   Autónoma Metropolitana, Universidad Autónoma de Nuevo León, Universidad Autónoma de México, 2010.


Alfonso Reyes registró en las páginas de su Diario (1911-1959) cerca de cinco décadas que comprenden la totalidad de su vida adulta. De estas páginas sólo la escritura correspondiente al periodo de 1911 a 1930 había visto la luz en forma de publicación, auspiciada por su esposa, su hijo y su nieta, a diez años de la muerte del polígrafo, en 1969.

 En 1995 Alicia Reyes, nieta y albacea de don Alfonso, anunció que daría continuidad a esta monumental empresa editorial. En la realización de esta tarea estaba acompañada por José Luis Martínez (1918-2007), antiguo discípulo y colaborador de Reyes, ex director del Fondo de Cultura Económica y editor él mismo de los cuatro últimos tomos de las obras del escritor regiomontano. De común acuerdo con Alicia Reyes, don José Luis se puso al frente del grupo de especialistas que acometieron esta ingente labor, cada uno de ellos representante de las principales instituciones con las que Reyes tuvo relación.

El público lector y el mundo de las letras hispanas tuvieron que aguardar todavía muchos años para poder acceder a los epistolarios cruciales de la vida íntima, literaria, diplomática, política y académica del insigne humanista universal. Los editores de este Diario confían en que su trabajo recompense tan prolongada espera y que su dedicación emule y corone el gran empreño de don José Luis puso en este proyecto, su último gran compromiso intelectual.

 

El doctor Alfonso Rangel Guerra, quien ha dedicado buena parte de su trayectoria académica a estudiar la vida y obra de Alfonso Reyes, es el editor de este primer tomo del Diario (1911-1927); en la actualidad dirige el Centro de Estudios Humanísticos de la Universidad de Nuevo León y ha sido galardonado con el Premio Internacional Alfonso Reyes (2009).

 

Poeta, ensayista, traductor y crítico literario, Adolfo Castañón es uno de los más destacados estudiosos en la obra de Alfonso Reyes, sobre quien ha escrito ensayos fundamentales, y es el editor de este segundo tomo de su Diario (1927-1930). Es miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y, entre otros galardones, ha sido distinguido con el nombramiento de caballero de la Orden de las Artes y las Letras que otorga la República francesa.

 

Jorge Ruedas de la Serna, editor de este tercer tomo del Diario (1930-1936), obtuvo la licenciatura en letras españolas y la maestría mexicana en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Posteriormente obtuvo el doctorado en teoría literaria y literatura comparada en la Universidad de Sao Paulo, Brasil. Fue agragado cultural en la embajada mexicana en Brasil.

 

El doctor Alberto Enríquez Perea, quien ha sido compilador, coordinador, editor y autor de estudios, correspondencia e informes diplomáticos de Alfonso Reyes, es el editor de este cuarto tomo del Diario. Es profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y asesor de la Colección Capilla Alfonsina, que fuera coordinador por Carlos Fuentes.

 

 

 

________________________________________________________________________________

                inba

______________________________________________

 

sin ttulo-6